LA PERLA BLANCA DEL MEDITERRANEO

ALTEA.

Llena de luz, bohemia, fuente de inspiración ártistica, historia y belleza. 

 

 

 CÚPULA DEL MEDITERRANEO.


Altea está llena de magia.

Pasear por sus calles empedradas, por el casco antiguo, descubrir sus casas blancas con mil flores…

De día, su gama de azules te envolverá de bienestar y de noche te encantarán sus destellos, sobre todo los del puerto.
Destaca su carácter bohemio, puedes visitar sus mercadillos y tiendas artesanales.

Sus playas, que no están masificadas, son ideales para el descanso y la desconexión.


SUMERGETE.

Altea tiene un vínculo especial con el Mediterráneo, este mar dota de vida a este pueblo con encanto y   le añade luz  con maravillosas playas  y acantilados sobre el mar…

¡Bienvenidos a Altea! Un mar de casitas blancas y cúpulas brillantes te está esperando junto al Mediterráneo. Altea es magia, es fuente de inspiración artística, historia y belleza.

 Ascendiendo entre calles empedradas y casitas encaladas al encuentro con la historia nos topamos con la 
IGLESIA NUESTRA SEÑORA DEL CONSUELO
Es el gran símbolo alteano. Un maravilloso templo visible casi desde cualquier parte de la localidad y rematado por dos maravillosas cúpulas de tejas azules que le dan el sobrenombre de Cúpula del Mediterráneo
La Iglesia es el centro de atención de una plaza  maravillosa, repleta de negocios locales,tiendas de artesanía, azoteas con vistas, bares, terrazas y restaurantes por doquier. ¡Una gozada para hacer un alto en el camino y disfrutar del panorama!
El casco viejo de Altea es para perderse y no encontrarse.
El centro histórico de Altea es un gran mirador natural. Allí donde menos te lo esperes, encontrarás un balcón con vistas.

 Ya tocaba salir del laberinto histórico para respirar el aroma y las sensaciones que nos trasmite un Mar Mediterráneo en calma. El Paseo Marítimo de Altea, bullicioso y repleto de comercios, nos permite disfrutar de una larga avenida junto a alguna de sus mejores playas urbanas y su puerto deportivo.
8 kilómetros de costa, más de una decena de playas y una característica en común, ninguna de ellas es de arena. Todas las playas de Altea están formadas por cantos rodados blancos de diversos tamaños. 
vistas magníficas hacia el Peñón de Ifach y varios restaurantes a pie de mar.

Espero haber despertado tu curiosidad y ganas de conocer esta perla del Mediterraneo. 


 

Comparte este artículo