EL PARAISO EN LA TIERRA. ASTURIAS


 

  • Desde el pico más alto y los lagos glaciares más bonitos, hasta pequeños pueblos con encanto, ciudades que merecen un alto en el camino y playas salvajes alucinantes. Esto es Asturias.

El verde de las montañas, el sabor a sidra, el olor a mar y esos pintorescos pueblos marineros donde perderse una y mil veces. 

Hablar de Asturias es hablar de tres nucleos urbanos que si bien son ciudades las puedes patear tranquilamente y conocer sus rincones sin la aglomeración de las grandes ciudades. 

Avilés la hermana pequeña de las dos ciudades principales que conforman el principado.

Es la menos turística pero no por ello menos encantadora. Su casco histórico de origen medieval y sus coloridos edificios, sus casi cuatro kilometros de soportales la hacen única y bonita. 

Gijón, la niña bonita de la comunidad. 

 Es una ciudad volcada al mar, goza de extensos arenales como la playa de San Lorenzo, un entorno verde repleto de parques, un casco histórico cuajado de sidrerías que nos recuerda su pasado marinero.
 
Oviedo, la joya cultural de Asturias. 

Pequeña pero grande a la vez.

Se recorre facilmente y cada rincon esconde una sensación inesperada. 

Así es la ciudad de Oviedo, monástica, regia y jacobea.

Ha sido fuente de inspiración para literatos como Clarín o Pérez de Ayala.

No puedo hablar de Asturias sin describir algun pueblo marinero o playas de interior, así como aldeas salidas de un cuento de hadas. 

Castropol, encuadrado en un entorno donde parece encontrarse todas las criaturas fantásticas de la mitología asturiana. 

Ortiguera,  sus casas se encuentran prácticamente colgando en la montaña donde rompen las olas, creando un paisaje arrebatador y ofreciendo, a su vez, unas vistas excepcionales.

Coqueto pueblo de Bulnes, aldea idílica enclavada entre montañas y cuyo acceso hay que realizar a pie a través de una preciosa ruta de senderismo o en funicular desde Poncebos.

No puedo hablas de Asturias sin mencionar la Ruta del Cares ,caminar junto a gigantescos muros rocosos, cruzar el río por puentes imposibles y observar el caprichoso recorrido de un río salvaje de aguas turquesa.

Con aires de villa señorial, Ribadesella despliega sus encantos en torno a una playa.

En el concejo de Ribadesella encontramos Cuevas del Agua, pueblo escondido al que se accede a través de una cueva, teniendo que andar junto al arroyo que  fluye dentro de la cueva para disfrutar del entorno.

Playa del silencio paraje mudo entre acantilados que convierten el sonido del mar en una sinfonía natural.

Concha protegida por acantilados e islotes de diversos tamaños que aplacan la fuerza del mar y que hacen de este lugar, probablemente, uno de los más bellos de Asturias.

Lastres, Cudillero, Luarca.... 

Cudillero , paisaje increíble,  playas únicas, verdes valles, ríos y cascadas, vertiginosos acantilados, casas de colores, bares y restaurantes te reciben en sus terrazas junto al puerto. 

Lastres, la televisiva playa del Doctor Mateo

Rodeada de acantilados, formada por grava, arena y bolos, la playa de Lastres es una cala de 300 metros que baña el turístico pueblo del mismo nombre, cuyo puerto pesquero es uno de los más típicos y bellos del litoral asturiano.

Luarca, " la Villa Blanca de la Costa Verde".No olvides tomar una cerveza fresquita cuando recorras el puerto y subas sus cuestas hasta lo mas alto de la colina donde se encuentra el Campo Santo y las vistas son realmente espectaculares. 

No hay espacio en el blog para hablar de Asturias al completo, pero creo haber dejado pinceladas de lo que puedes esperar si visitas esta comunidad. Voy a finalizar mi entrada al blog hablando de Taramundi .

Parece salida de un auténtico cuento de hadas. Encajada entre montañas y valles frondosos.

No me canso de visitar y hablar de Asturias, tanto si te acercas a Galicia por un lado como a Cantabria por el otro, Asturias tiene su magia y es una comunidad que no puedes perderte. 

 

Comparte este artículo